“Uno regresa con la misma gente una y otra vez en otras vidas. Tanto porque quieres estar con ellos, o como porque se deba equilibrar y ajustar cuentas karmaticas. Y uno mismo es el que hace un nuevo contrato/programa para volver y hacerlo de nuevo. Cuando desencarnamos, no hay nadie sentado en un trono que juzgue, no existe cosa tal como el infierno, sólo el estado conciencial en el que fallezcas. Si no que uno se juzga a sí mismo. No hay mejor juez que uno mismo. Eso es parte de esa revisión: ‘Bueno, aprendí esta lección. Estuviste bien aquí. Ahora tendrás que regresar por esta parte que no hiciste bien y volver a tomar esa clase.’ Porque todo es una escuela, a fin de cuentas. Así que uno es quien toma la decisión y habla con las otras almas con las que acabó de vivir: ‘¿Sabes? No hicimos un muy buen trabajo la última vez. Volvamos y hagámoslo de nuevo. Esta vez serás tú el esposo y yo la esposa, o yo la madre y tú el hijo.’

He tenido clientes que cuando mueren y dejan la vida, estando fuera del cuerpo miran atrás y dicen: ‘Sólo era un juego. Puedo ver todos los actores en el escenario jugando sus papeles. También veo actores tras bastidores esperando entrar para interpretar sus roles. Y era tan sólo un juego. Sólo que cuando estaba adentro ¡parecía tan real! Pero ahora que estoy fuera es como un guiño de ojo.’ Estamos sumergidos en la ilusión de que es real. Uno es el actor, productor y director de su propia obra. También es el guionista. Pero el guión es escrito a medida que va pasando. Por eso uno puede cambiarlo cada vez que desee. Es su obra, su ilusión, y uno está en el medio de todo escribiéndola.

Algo curioso que sucede en estos guiones, es que la persona que te dio más problemas en esta vida, aquella que no podías soportar y era tu peor enemiga, suele ser tu mejor amigo en el otro lado antes de entrar al cuerpo. Te diría: ‘Está Bien. Yo interpretaré al villano esta vez. Creo que será un buen papel para hacer.’ Porque todo está instalado para enseñarte la lección. Y tú diseñas todo el escenario. Luego después de morir en el otro lado te volvería a decir: ‘¿Interpreté muy bien al malo, ¿no? ¡El papel me salió bastante bien! ¿Aprendiste algo sobre éste?’ ‘Sí. Era sólo una obra.’”

(Dolores Cannon)


La Reencarnación y la Ciencia Humana

La mayoría de las religiones occidentales -especialmente las judeocristianas- rechazan el concepto de la reencarnación del espíritu e incluso algunas lo consideran como herejía, aun cuando no existen un solo testimonio bíblico que refute o niegue la reencarnación.

De cualquier manera, algunos teólogos de esas religiones insisten en un párrafo de la Epístola a los Hebreos “prueba” de que no existe la reencarnación debido a que se expone, el hombre puede morir una sola vez (ver nota acerca de Hebreos 9:27) y también ¿Se equivocó Pablo?. Los cristianos gnósticos también creían en la transmigración de las almas, una convicción que impregnó buena parte del cristianismo original hasta el siglo V, cuando se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano. En el año 543, el emperador Justiniano, decidió eliminar cualquier referencia a la reencarnación del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Los motivos de Justiniano no eran religiosos, sino políticos: el emperador consideraba que la creencia en una nueva vida socavaba el poder terrenal de la Iglesia. Al contrario, la fe en un cielo y un infierno que premiara o castigara los actos cometidos en esta vida confería un poder superior a la Iglesia y, de rebote, a su valedor, en este caso el emperador.

Pero más allá de cualquier debate teológico, existe una enorme cantidad de testimonios acerca de la reencarnación que han estado brotando en todas partes del mundo, y su número crece cada día. Y estos hechos, no pudieron permanecer ignorados por más tiempo por la ciencia humana, ni tampoco pueden ser descartados tan fácilmente.

Los estudios de vidas pasadas.

El Dr. Ian Stevenson de la Escuela de Medicina de la Universidad ha investigado más de 2,600 casos de niños que tienen recuerdos de vidas anteriores.

Al menos  900 de estos casos han sido verificados, lo que significa que el Dr. Stevenson posee suficiente información proveniente de los niños objeto de sus investigaciones como para identificar la personalidad en una vida anterior que ellos recuerdan como suyas.

Los métodos, información y técnicas indagatorias del Dr. Stevenson, que ha conseguido durante su carrera profesional, le a dado un merecido respeto dentro de la comunidad científica, siempre escéptica en estos asuntos como todos bien sabemos, y los pocos intentos por parte de los fanáticos religiosos para echar por tierra y minimizar sus hallazgos han sido refutados como equivocados y carentes de toda base válida.

Y no es sorpresa el ver que la defensa en contra de tales ataques ha sido erigida no por el mismo Dr. Stevenson sino por sus colegas.

Las Vidas Pasadas de los Niños: Un Argumento muy sólido.

Una de las bases más sólidas de la investigación del Dr. Stevenson respecto a la reencarnación lo constituye el hecho de que los sujetos de sus investigaciones son niños pequeños.

Y los casos estudiados por el Dr. Stevenson poseen otro poderoso elemento: Están localizados en lo que conocemos como naciones subdesarrolladas y muchos de los niños sujetos de esta investigación viven en pequeñas y remotas  poblaciones, muy lejos de cualquier influencia de los medios masivos de información.


Puedes visitar la página Web del Dr. Stevenson’s
(en inglés) en Children’s Past Lives
.